Rutinas de la experiencia común. El artista Spinoziano como productor

Diego Tatián

Submited: 2020-05-27 03:04:58 | Published: 2020-07-10 03:18:48

DOI: https://doi.org/10.32735/S0718-2201202000050795
Full text
PDF

Resumen

El presente trabajo explora el estatuto del arte en la filosofía de Spinoza (aspecto poco estudiado por la crítica), en el marco de la inversión copernicana que da origen a la estética (las “cualidades secundarias” no son propiedades de los objetos sino efectos en los sujetos que perciben) y del barroco holandés. Si bien el pensamiento spinozista se inscribe en la conversión antropológica, en virtud de la cual lo bello resulta ser un efecto en el sujeto y no una cualidad de los objetos, su comprensión del arte es inasimilable a la “estética” como ámbito diferenciado y autónomo que se consolida en el siglo XVIII, y más bien concibe el arte integrado a la vida y a la experiencia común –a la vez que, en cuanto praxis de origen corporal al alcance de cualquiera, presenta puntos de contacto con las vanguardias históricas del siglo XX–. Spinoza, según se propone en este texto, concibe la producción de “obras de arte” menos como un hecho estético que como una actividad corporal éticamente orientada a la vida buena.


Tatián D. Rutinas de la experiencia común. El artista Spinoziano como productor. Alpha. 2020;1(50): 289-307. Disponible en: doi:10.32735/S0718-2201202000050795 [Accessed 29 Sep. 2020].
Tatián, D. (2020). Rutinas de la experiencia común. El artista Spinoziano como productor. ALPHA: Revista de Artes, Letras y Filosofía, 1(50), 289-307. doi:http://dx.doi.org/10.32735/S0718-2201202000050795

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2020 ALPHA: Revista de Artes, Letras y Filosofía

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional.